9 de marzo de 2012

YELLOW

No suele ser un color muy común en la decoración, pero a mi me encanta, me encantan los espacios sin color (me refiero a blancos, grises, piedra, nude, etc) y con pinceladas amarillas, les otorga iluminación, calidez y alegría a los espacios, de echo algún día tendré una casa donde la puerta principal sea amarilla.






Vía Rue mag

5 comentarios:

Pángala dijo...

Creo que el amarillo en decoración es un color que da miedo, a mi personalmente pavor, pues creo que altera los nervios, pero sin embargo bien elegido y en su justa medida y ubicación (como las imágenes que has compartido) es perFECTOOOOOO!!!!!!

Mi casa por el tejado dijo...

Me pasa lo mismo que a ti. Pero queda tan bien romper la armonía con un color tan chillón... queda fenomenal.

Blowing in the Cierzo dijo...

me quedo con la cocina ;)
muuua

mapi

Reina dijo...

Me gusta la idea...blanco y toques amarillos!!
Este año red exorare mi habitacion y la idea que tengo en mente es todo blanco con toques fuscia! Espero que quede bien ;)

Besos desde reina-demireino.blogspot.com

Lorena-Amor por la decoración dijo...

A mí, en pequeñas pinceladas, como en estos ambientes, me parece precioso como queda, da mucha luz y alegría.

Besos